Recuperación del Sistema O/A-4AR al cierre de 2023

10
36915
Más allá de su antigüedad del noble Hawky, este sigue sigue siendo el único guerrero de la aviación de Caza argentina. A fuerza del empeño que le imprime el Aérea Material Río Cuarto y el Grupo Técnico 5 de la gloriosa V Brigada Aérea. Al cierre de esta etapa, el esquema logrado presenta 10 unidades serviciables > 7 disponibles.

Por Marcelo R. Cimino Argondizzo

Cumpliendo con nuestro auto asumido compromiso de acercar periódicamente novedades referidas al Programa de Recuperación del Sistema de Armas O/A-4AR Fightinghawk. Y entendiendo las dificultades propias de la tarea, nos proponemos hacer un raconto de estos últimos años. 

Para 2018 hubo un quiebre logístico del universo Fightinghawk, el cual indicaba que en la medida que las aeronaves fueran llegando a los escalones de mantenimiento menor, intervalos como el ASPA (AIRCRAFT SERVICE PERIOD ADJUSTMENT PROGRAM) ó SDLM (STANDARD DEPOT LEVEL MAINTENANCE), dadas las obsolescencias y vencimientos, paulatinamente se irían retirando del servicio. Lo cierto es que, en febrero de 2020, había un solo ejemplar en servicio pleno.

Al momento de emprender, se seleccionaron 12 matrículas a despreservar, más otras 6 matrículas en estado aceptable, que finalmente se sumaron al Programa. Si bien, el objetivo planteado para fines de 2023 era llegar a 12 unidades serviciables > 8 disponibles, al cierre de esta etapa, el  esquema logrado presenta 10 unidades serviciables > 7 disponibles.

En foco; actualmente hay 7/8 ejemplares oscilando entre línea de vuelo y mantenimiento menor, más otros 2/3 ejemplares en mantenimiento intermedio/mayor. Mientras tanto, se prevé que, otros 2 ejemplares adicionales, ingresen a SLDM. Lo cual elevará el cuadro de serviciables a 14 unidades, en un futuro próximo cercano.

Foto: Seba Suarez – En aeronáutica se entiende por serviciable, a la condición de todo producto, material, parte, componente, accesorio o dispositivo aeronáutico que se encuentra aeronavegable y en consecuencia apto para ser instalado y dado al servicio en una aeronave, por cumplir con todos sus requerimientos técnicos y tener en regla los documentos pertinentes.​​

Más allá de la determinación, el proceso llevó sus tiempos. La pandemia lo complicó todo, sumado al tiempo calendario y las dificultades para reconstruir mínimamente la cadena logística. No debemos olvidar que el nuestro, es un Caza armado a «la carta», hace más de 25 años. Que a su vez, como Sistema de Armas, llevaba muchos años de desinversión. Además, en plena etapa de recuperación ocurrió un lamentable y triste accidente, de consecuencias trágicas.

Por su parte, recién durante el año que finalizó (2023), llegaron varias partidas de repuestos críticos para los O/A-4AR desde Estados Unidos (EE.UU). Al respecto aclarar que, además de reconstruir el grueso del universo logístico, paralelamente hubo que destrabar aspectos inherentes al Decreto 1054/2018, que incidían de manera negativa sobre ciertos críticos del sistema (en una futura entrega trataremos con mayor amplitud este punto).

También hubo que salir en búsqueda de personal calificado, que por suerte existía en el seno de la FAA, aunque en condición de retiro, no obstante listos para volver a ayudar.

Al esfuerzo, la Armada Argentina aportó el stock de ferretería sobreviviente de sus A-4Q. Mientras que la Fábrica de Aviones junto a personal de la FAA, «peinaron» los hangares y depósitos, en búsqueda de misceláneos sobrevivientes de la época en que se montaron los O/A 4-AR allí. Por su parte, FAdeA también donó elementos de ferretería aeronáutica.

Foto: FAA – La imagen data de noviembre 2023, corresponde al Biplaza C-901 en el AMRIV, completando su inspección mayor ASPA. El cual en poco tiempo iniciará la etapa de vuelos de ensayo y comprobaciones funcionales. Concretados los mismos se integrará al servicio en la V Brigada Aérea de Villa Reynolds.

«MANOS A LA OBRA»

Desde el momento mismo que la Fuerza Aérea Argentina (FAA) decidió dejar de lado el destino de la desprogramación para el O/A-4AR, y emprender el Proceso de Recuperación, poco a poco fue logrando hitos que le permitieron seguir sosteniendo su Aviación de Caza. Claramente, el mismo no se ha caracterizado por ser sencillo, no obstante, el empeño que le ha puesto el personal del Área Material Río Cuarto (AMRIV) y del Grupo Técnico 5 de la V Brigada Aérea (GT5), ha sido realmente admirable. Todo aquél asiduo a la temática, sabe perfectamente el magro presupuesto que maneja el Arma, y los malabares que esta tiene que hacer para sostener su capacidad operativa.

Un aspecto importante a recordar, es que la FAA aplica sobre los O/A-4AR un plan de mantenimiento que responde a la filosofía de una aeronave embarcada monoreactora, es decir, con intervalos más frecuentes que otro tipo de Caza -cada 200 hs- . Y aunque podría adoptar un criterio mas laxo sobre los mismos (sin apartarse de las directivas de manual), el Arma privilegia la seguridad y no se aparta del concepto aeronave embarcada.

En su momento varios ejemplares fueron preservado mediante un proceso donde se aplicaron con elementos deshumificadores estáticos, más el sellando todas las aberturas de las aeronaves para evitar corrosión u otros daños. A su vez se colocó aceite inhibidor en la cañerías y se los mantuvo en ambiente con temperatura controlada.

En principio, el Área Material Río Cuarto delegó en el Grupo Técnico 5, la función de realizar inspecciones ASPA. Estas antiguamente solo se realizaban en la Unidad de Mantenimiento Mayor, de manera de concentrarse en tareas de mayor complejidad en «Las Higueras» -Córdoba-. Como ser resolver críticos del Sistema, así dejar mano de obra disponibles para procesar mayor cantidad planeadores.

Paralelamente, el AMRIV envió técnicos a la empresa TASK AEROESPACE, donde recibió cursos y calificaciones para el mantenimiento integral del asiento Douglas ESCAPAC 1C-3. Para tal fin se fueron incorporando equipos específicos, de manera de comenzar a dar sostenimiento al sistema de eyección durante 2024.

En tanto, durante la pandemia y tras mucho trabajo, el GT5 obtuvo la Habilitación y Certificación para realizar tareas de Mantenimiento Modular del P&W J52 (puntualmente en marzo 2021). Cabe agregar que, el GT5 también se encuentra habilitado para realizar inspecciones boroscópicas, de zona fría y zona caliente.

Otro gran avance ha sido la recuperación y puesta en valor del Banco de Ensayos T-14. Mediante el cual, en muy poco tiempo, se incrementó la disponibilidad de turborreactores P&W J52-P-408A totalmente aptos. Cabe recordar que, FAA posee más de 40 motores J52 preservados. Siendo que gran cantidad de ellos en algún momento presentaron novedades menores como ser; oscilación de presión de aceite, perdida de aceite en el cojinete 1, novedad por viruta o aceite contaminado etc. Estas plantas, con gran potencial de uso, hasta hace muy poco tiempo no se podían intervenir. Precisamente por no disponer de la capacidad de Mantenimiento Modular, menos aún, por no disponer de un Banco Motor mediante el cual completar los controles.

Hay que destacar que, el preciado Banco T-14 se recuperó a un monto equivalente al 60% de lo que costaría recorrer un solo motor P&W J52 en USA. Ó las capacidades  de intervención del módulo Jet Fuel Starter (JFS), correspondiente al sistema de arranque del motor P&W J52, junto a la recuperación del procesamiento de elementos de filtrado y análisis de partículas. Estos últimos, al 1% del valor que se pagaba en el exterior por estas intervenciones.

La imagen refleja las últimas etapas de la recuperación y completamiento, llevada a cabo sobre la infraestructura que alberga el Banco motor T-14. Dicho dicho dinamómetro y sistemas asociados, permitieron rápidamente incrementar el stock de motores para la flota O/A 4-AR.

En paralelo, se implementó un proceso de reingeniería en base al concepto Comercial off the shelf (COTS) sobre el simulador FTD «Choique», el cual es el Sistema Principal de Entrenamiento de los O/A-4AR. Mientras que también modernizó el Sistema de Simulación de tipo OFT «Fénix».

Simulador FTD «Choique»

Por último, en este punteo de los hitos más relevante, no menor es el empeño aplicado por el Centro de Investigación de Tecnologías Aeronáuticas (CITeA) del AMRIV, en procura de implementar las actualizaciones necesarias y el reemplazo de obsolescencias, en todo lo que respecta a la computadora de misión (MC), sistema radar y aviónica en general etc. Tarea nada fácil, puesto que es en este segmento donde el paso del tiempo y los impedimentos, presentan la cara más áspera del Proceso de Recuperación.

CONCLUSIONES

Lejos de alimentar falsas leyendas o construir mitos urbanos; es imposible no percatar el esfuerzo que la Fuerza Aérea realiza, a través de sus hombres y sus diferentes organismos, en aras de mantener en pie el último eslabón que la ase a la Aviación de Caza.

Como venimos repitiendo en nuestros diferentes trabajos: todos los esfuerzos centran en recomponer e incrementar el parque de aeronaves operativas. De manera de disponer un número aceptable de ejemplares, con las cuales poder incorporar armamento de tipo Stand Off y Bombas Guiadas. Así explotar el potencial que siempre tuvo el Figthinghawk.

En rigor de la verdad, con 10 aeronaves en línea de vuelo -en opinión de quien escribe-, estandarizadas y con el soporte logístico correspondiente, representaría un éxito notable. Porque hay células con potencial para 10/12 años más. No obstante; lograr esta empresa es MUY DIFICIL, máxime con muy poco dinero, como se ha tenido que hacer hasta aquí. Dado que cuesta mucho mantener un número constante de aeronaves en la línea de vuelo diaria.

Más arriba hemos señalado los hitos notables del Proceso, aunque en rigor de la verdad, hubo muchos más que los descriptos. Lo cual indica el compromiso de nuestra gente y su institución. Estos seguirán trabajando día a día para que haya más O/A 4-AR serviciables. Sin embargo, mentiríamos si no advertimos que, es como nadar una maratón con sudestada en contra, donde se dan una docena de brazadas y solo se avanza por tres ó cuatro de ellas.

Todos sabemos que, desde hace muchos años, el venerable A-4AR Figthinghawk ha sido nuestro único guerrero. Actualmente se asemeja a las últimas MAG, batiendo con el cañón al rojo vivo en Longdon. Así de crudo, estimado lector.

Por último remarcar que; es imperativo que ingresen nuevos Cazas, es mandatorio se otorguen más recursos y presupuesto. Siendo que, la implementación de los mencionados, redundaría en más y mejores O/A 4-AR. Caso contrario, todo habrá sido en balde, y el destino de la FAA pasará a ser el de una fuerza policial y de servicios. Mancillando la herencia de la Gloriosa Gesta de Malvinas.

 


 

____________________________

NO SE PERMITE SU REPRODUCCION, EN NINGUNA DE SUS FORMAS,

SALVO EXPRESA AUTORIZACION DEL AUTOR

10 Comentarios

  1. Viva la fuerza aérea y todo el personal que trabaja día a día por mantener los pocos aviones de combate que nos quedan valga su esfuerzo

  2. Leo mucho siempre sobre nuestra FFAA,tengo conocidos muy cercanos que allí trabajan o cumplen servicio,pero hacía muchísimo tiempo q no leía un informe tan completo,claro y comprensible para el común de la gente. Realmente excelente trabajo desde mí humilde opinión. Saludos y gracias!

  3. Gracias por tan elocuente comentario y sigamos manteniendo nuestra presencia en el cielo de la Patria !!!! «Viva la Fuerza Área Argentina» ‘Viva Malvinas»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

CAPTCHA ImageChange Image