O/A-4AR Fightinghawk: Reingeniería y Recuperación del Simulador «Choique»

3
16055
El simulador de vuelo "Choique" del Sistema de Armas O/A-4AR Fightinghawk es de tipo FTD (Flight Training Devices) de 6 grados de libertad, cuya configuración fligth deck es exactamente igual a la de los cazas propiamente dicho.

Por Marcelo R. Cimino Argondizzo

Aprovechando nuestra asistencia a la V Brigada Aérea de Villa Reynolds -San Luis-, con motivo del Vuelo Solo de los nuevos halcones «BUFÓN» y «TRINO»; tuvimos la oportunidad de apreciar el grado de avance en los trabajos de reingeniería y recuperación, aplicados sobre el simulador de vuelo principal, que cuenta el Sistema de Armas O/A-4AR de la Fuerza Aérea Argentina (FAA).

En paralelo a la llegada de los venerables O/A-4AR Fightinghawk, con los Cazas vinieron diversos sistemas de entrenamiento de todo tipo, entre ellos dos simuladores de vuelo. Puntualmente, un Sistema de tipo FTD (Flight Training Devices) de 6 grados de libertad, fabricado completamente nuevo, por pedido de Lockheed Martin (1) a la empresa estadounidense Camber Corporation (hoy HII). El mismo fue denominado localmente «Choique», en referencia a la particular ave que mora en nuestra gran Argentina.

(1) Referencia: Esteban G. Brea – Gaceta Aeronáutica

Junto a otro Sistema de simulación más sencillo, denominado TA-4J 2F90A, de tipo OFT (Operational Flight Trainer), que fuera fabricado en su momento por Goodyear Aerospace Corporation, el cual corresponde al modelo TA-4J del Skyhawk. En tanto, a este Sistema OFT se lo bautizó localmente como «Fénix». (Imágenes 1 y 2)

Imágenes 1 y 2 – El simulador TA-4J 2F90A OFT  «Fénix», construido por Goodyear Aerospace Corporation, es un sistema cuya base es móvil, de 3 grados de libertad. La base proporciona movimientos limitado en cabeceo (+/- 15°), balanceo (+/- 15°) y elevación (+/- 6 pulgadas) y es capaz de simular sacudidas y turbulencias. El mismo fue sometido a un up grade por parte del Grupo Técnico 5 (GT5 ) entre los años 2007 y 2008.
Vuelta a la vida del Simulador FTD «Choique»

Tal como señalábamos más arriba, el simulador «Choique» tipo FTD (Flight Training Devices) de 6 grados de libertad, es el Sistema principal de entrenamiento de los O/A-4AR. El mismo consta de un Cockpit exactamente igual al de los Fightinghawk. Es decir mismas consolas y comandos, al igual que su Fligth Deck, el cual es similar al de los F-16 Block 40/42 de la época. Si bien, fue construido especialmente para los O/A-4AR, con los años fue cayendo en problemas propios de un paquete cerrado (hardware y software), sumado a la progresiva entrada en obsolescencia de sus componentes electrónicos.

El «Choique» original de los ’90, disponía de múltiples racks o gabinetes, a modo de placares de plaquetas. Con el uso y el tiempo, los componentes fallaban con frecuencia, mientras que la durabilidad era cada vez menor. Al tiempo que, conseguir recambios y sus costos asociados eran directamente proporcionales al aumento de inconvenientes; tal es así que, en febrero de 2020 el simulador quedó fuera de servicio.

Ante las necesidad de recuperar la capacidad de entrenamiento, en sintonía con la recuperación de la cadena logística y la reactivación de células aún con potencial; el Grupo Técnico 5 (GT5) tomó el guante, y comenzó a rediseñar el Sistema de simulación de vuelo en base al concepto Comercial off the shelf (COTS). De manera de favorecer la provisión logística, bajar exponencialmente los costos de mantenimiento, liberando la expansión del sistema a futuro, al tiempo de lograr una independencia total y absoluta sobre el mismo.

En primer lugar se procedió a cambiar por completo el hardware y trabajar en la integración de las interfases. Tarea harto difícil, dado que se debía convertir las señales analógicas (en base a frecuencias) a «palabras digitales» (números binarios) desde cero. Tal como cuando Camber fabricó especialmente el «Choique», en base a la tecnología del momento. Para ello, la FAA invirtió en la compra de componentes de última generación como ser procesadores de varios núcleos Intel Core i7 e i9, junto a importantes placas de video, entre otros elementos de hardware.

Cabe agregar que, también se adquirieron tres nuevos proyectores de alta resolución, con alto nivel de detalle, siendo que el mismo, mediante un sistema de espejos refleja las imágenes en una pantalla curva de unos 130°.

Mientras tanto, el GT5 trabajaba intensamente en la integración, en procura de hacer correr el software sin inconvenientes. Si bien, este es de tipo comercial, requería además de la integración mencionada, el formateo y programación específica, junto a pulir los puntos finos. Puesto que, el esfuerzo que hace el piloto en los movimientos, se encuentra  controlado con servos, de manera tal la fuerza ejercida sobre el bastón de mando, sea exactamente la misma que en el avión físico. Además hubo que crear el escenario de la Base de Villa Reynolds y el entorno geográfico de la región. De esta manera, dentro de esta primera etapa, el piloto ya pudiera practicar desde la puesta en marcha, y los procedimientos de despegue al aterrizaje de la aeronave.

El segundo paso consistió en integrar la Computadora de Misión (Mission Computer) habilitando todas las funcionalidades y comportamientos propios de un avión de combate. Por ejemplo; tiro aire-aire y aire -tierra, cálculos de balística y sus resultados etc.

Actualmente, se encuentra en ejecución la tercer etapa, que compete a la integración del radar Northrop Grumman ARG- V1 (versión para los O/A4-AR argentinos del Westinghouse AN/APG-66) al Sistema de simulación. Siendo esta la tarea más compleja; no obstante, el GT5 ha demostrado gran profesionalismo y tenacidad, sorteando uno a uno los desafíos presentados. Hoy por hoy, se posee la llave del Sistema y esto permite personalizar el entrenamiento; desde graduar la esfuerzo y sensibilidad, a generar situaciones de emergencia o mejorar permanentemente el software, entre otros.

Conclusiones 

En primer lugar, estimado lector, destacar la entrega de todo el personal abocado a en esta tarea de reingeniería y recuperación. Tal vez al desprevenido le parezca poco, o tal vez no comprenda la importancia de este desarrollo. Dado que lo emprendido, se proyectará más allá que el Sistema de Armas O/A-4AR. Incluso podríamos agregar, cuán importante podría llegar a ser el aporte de las Universidades Nacionales en esta cruzada. Sumando esfuerzos, en procura de promover sinergias, que luego podrían derramar en otros proyectos.

Quizás, si nuestra nación tuviera un arco político acorde al sacrificio de nuestros héroes, podríamos sostener políticas estratégicas a mediano y largo plazo. Donde esta clase de desarrollos no lo tendría que realizar una Arma por si sola, sino que debería trabajar de manera mancomunada, con una empresa nacional especializada en I&D, inserto en un sistema de gerenciamiento, bajo un manto de sostén política, con contrato y con fondos asignados. Donde se establecieran hitos y metas, en aras de desarrollar know-how, en beneficio de la Defensa Nacional.

Tal es así que, seguimos necesitando que a base de puro orgullo y garra de nuestros profesionales, por cierto; mal provistos y mal pagos (por un Estado ausente), realmente  «hagan patria» al mejor estilo sanmartiniano.

__________

NO SE PERMITE SU REPRODUCCION, EN NINGUNA DE SUS FORMAS,

SALVO EXPRESA AUTORIZACION DEL AUTOR

3 Comentarios

  1. Excelente comentario final y felicitaciones al GT5 y a todos los que trabajaron en la recuperación de esta herramienta fundamental para el entrenamiento de los pilotos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

CAPTCHA ImageChange Image