Un Caza Para Argentina; “Lecho de Espinas”

0
3396
Imagen www.ajaishukla.com - HAL Tejas.

Por Marcelo R. Cimino Argondizzo

Aún con más temporadas que “The Walking Dead”, el derrotero argento en búsqueda de dotar a la Fuerza Aérea Argentina de un reemplazo para el Sistema Mirage, pareciera no tener fin. Dado que, se lleva más de 12 años analizando diferentes alternativas, y a la única certeza que se puede arribar, es la recurrente falta de compromiso y visión estratégica del arco político vernáculo.

Contrariamente a otras entregas donde nos extendimos en él análisis, en esta ocasión pretendemos señalar algunas situaciones, que tal vez usted, estimado lector, ya haya notado. Este punteo comienza por señalar que son efectivamente los diferentes actores políticos quienes tiran la pelota hacia adelante o directamente al costado, en función de no confrontar con intereses que se encuentran ajenos a nuestras decisiones soberanas.

Para detallar, debemos hablar del componente dirigencial, puesto que ni bien llegado un partido o coalición al poder (del color partidario que sea), a través del Ministerio de Defensa, automáticamente vuelve a foja cero cualquier proceso anterior; en el mejor de los casos procede a “recalibrar”, marcando indefectiblemente su impronta. Esta constante nos define como Nación, demostrando claramente la falta de políticas estratégicas de Estado en intereses varios, pero especialmente en el caso de la Defensa.

No es un secreto que, en cuestiones de equipamiento militar de magnitud, absolutamente nada escapa a lineamientos consensuados de planificación y a los plazos que estos demandan. Los mismos van más allá de dos o tres periodos de gobierno, como mínimo. Más aún: existe el Congreso de la Nación para tratar estas y otras cuestiones; dentro de él se encuentran las Comisiones de Defensa de cada partido político, donde en teoría deberían encontrarse funcionarios idóneos y no “paracaidistas diversos”, junto a familiares y/o amigos, amantes etc. como asesores, fruto del reparto de cargos.

Esta omnipresente realidad, expresada en ineptitud, se comprueba con solo leer los pocos pedidos de informes presentados en décadas. Muchos de los mismos, se redactan usando como material de soporte a artículos publicados en revistas de tipo magazine dominguero de aviación. Peor aún, cada vez que va una comisión técnica a exponer, se encuentra mayoritariamente ante un grupo de ignorantes en la temática, al que hay que proceder a educar en aspectos básicos referidos a la Defensa.

Puntualmente, en caso de la elección de un caza para nuestra Fuerza Aérea, es sabido que Estados Unidos (USA) ejerce gran presión en el proceso, de manera indirecta. En tal sentido hace su juego hemisférico destacando la importancia de Argentina en la región junto un sinnúmero de argumentos edulcorados. El punto es que, USA no cambia el encuadre en el que tiene inserta a nuestra Nación dentro de su tablero. Presentando “su mejor” oferta en un puñado de aeronaves sin horizonte, con más de 40 años de servicio a cuestas, sin armamento y que no cumplen con las premisas establecidas por la Fuerza Aérea Argentina (FAA).

En tanto, son nuestros propios políticos quienes se presentan funcionales a este interés foráneo, extendiendo aún más los tiempos como si este sobrara, enviando a nuestra gente a observar material que ya se sabe de antemano no tiene sentido ir a ver. Escudándose en el argumento de darle “mayor transparencia” al proceso, cuando en rigor de la verdad, solo se sigue posponiendo una decisión. Cualquier profesional en el mundo determina mediante la documentación de cada ejemplar ofrecido, la viabilidad del mismo (caso F-16 MLU), sin embargo, se consumen semanas en “observar” el mencionado por un lado y proyectos aún intangibles por otro (caso Tejas Mk 2).

La República Argentina redujo el abanico de oferentes a tres modelos de caza supersónico: a los F-16 MLU 1980/84 de la Royal Demak Royal Danish Air Force (RDAF) vía USA; al caza indio LCA Tejas Mk 1A 0hs de Hindustan Aeronautics Limited (HAL) y al caza chino FC-1/JF-17 “Thunder” Block 3 0hs de CATIC. De estas tres aeronaves, tanto el F-16 MLU como el LCA Tejas Mk 1A se sabe de antemano que no cumplen con los requisitos de la FAA, mientras que el FC-1/JF-17 lo hace de manera sobrada.

La imagen no responde a un montaje subrealista; es una captura de pantalla de Aviators Market que muestra un F-16 MLU Fighting Falcon de 1980 en venta, tal como los que nos ofrece USA.

Cabe señalar que, si bien la FAA ya estuvo en India y voló en su momento el Tejas, HAL pidió se reabriera una ventana de consideración, se vuelva a viajar a la India y se analice la futura versión Mk 2, en cuya concepción sostienen habrá sistemas y equipos autóctonos. Respecto al F-16, la FAA conoce perfectamente al avión dado que mucho personal argentino lo voló lo largo de su historia, como también conoce perfectamente cada una de sus versiones. En tanto, al FC-1/JF-17 se le viene haciendo un seguimiento cercano desde 2015, donde se observó la evolución progresiva del modelo, mientras que; este año se procedió a testear en vuelo un ejemplar.

Dadas las circunstancias impuestas por el poder político, la FAA enviará sus equipos a Dinamarca y nuevamente a India, así cumplimentar las evaluaciones y presentar sus conclusiones.

Lamentablemente, la realidad será que, cuando la Fuerza Aérea pueda expresar el resultado de su análisis prácticamente habremos entrado en un año electoral. Período en el que, huelga redundar, se transitan meses en los que rara vez se toma una decisión de este calibre. A riesgo de no lograr un caza 0 hs, incluso de un nuevo y tercer “No por ahora” respecto al F-16, quedándose nuestra FAA nuevamente sin nada.

A esta altura, estimado lector; si las culpas son de la propia mediocridad dirigencial, de la falta de patriotismo y compromiso, de la falta visión de país, de la desvalorización de nuestra independencia, junto a especulaciones electorales, son aspectos que quedan a la libre interpretación suya.

____________________________

NO SE PERMITE SU REPRODUCCION, EN NINGUNA DE SUS FORMAS,

SALVO EXPRESA AUTORIZACION DEL AUTOR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here