Airbus presenta su “Flightlab” para probar las tecnologías del futuro en helicópteros

0
566
Flightlab es una iniciativa de todo Airbus, que refleja el enfoque de innovación de la compañía centrado en ofrecer valor a los clientes. Airbus cuenta con varios Flightlabs muy conocidos, como el A340 MSN1, utilizado para evaluar la viabilidad de la introducción de la tecnología de alas de flujo laminar en un gran avión de pasajeros, y el A350 Airspace Explorer, utilizado para evaluar las tecnologías de cabina conectada a bordo.

Airbus Helicopters ha comenzado las pruebas de vuelo a bordo de su Flightlab, un laboratorio de vuelo independiente de la plataforma, dedicado exclusivamente a la evolución de nuevas tecnologías.

El Flightlab de Airbus Helicopters proporciona un banco de pruebas ágil y eficiente para ensayar rápidamente tecnologías que podrían equipar más adelante la gama de helicópteros actuales de Airbus, e incluso otras más disruptivas para futuras aeronaves de ala fija o plataformas (e)VTOL.

Airbus Helicopters tiene la intención de seguir probando las tecnologías de propulsión
híbrida y eléctrica con su demostrador Flightlab, así como explorar la autonomía, y otras
tecnologías destinadas a reducir los niveles de ruido de los helicópteros o mejorar el
mantenimiento y la seguridad de los vuelos.

Las pruebas de vuelo se iniciaron el pasado mes de abril, cuando el demostrador se utilizó
para medir los niveles de sonido de los helicópteros en zonas urbanas y para estudiar, en
particular, cómo los edificios pueden afectar a la percepción de las personas. Los primeros
resultados muestran que los edificios desempeñan un importante papel a la hora de
enmascarar o amplificar los niveles sonoros y estos estudios serán fundamentales cuando
llegue el momento de modelar el sonido y establecer la normativa, especialmente para las
iniciativas de Urban Air Mobility (UAM).

En diciembre se realizaron pruebas para evaluar el Rotor Strike Alerting System (RSAS), destinado a alertar a las tripulaciones sobre el riesgo inminente de colisión con las hélices principales y de cola.

Las pruebas de este año incluirán una solución de detección de imágenes con cámaras
para permitir la navegación a baja altura, la viabilidad de un Sistema de Monitorización de
Salud y Uso (HUMS) específico para helicópteros ligeros, y un Sistema de Respaldo del
Motor, que proporcionará energía eléctrica de emergencia en caso de fallo de la turbina. Las
pruebas en el Flightlab continuarán en 2022 para evaluar un nuevo diseño ergonómico de
controles de vuelo intuitivos para el piloto, destinado a reducir aún más la carga de trabajo
del piloto, que podría aplicarse a los helicópteros tradicionales y a otras fórmulas VTOL
como UAM.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here