Boeing enviará de nuevo al espacio a Chris Ferguson, comandante del último transbordador espacial

0
165

HOUSTON, (Texas) Chris Ferguson, que lideró la última misión del transbordador espacial, realizará su cuarta salida al espacio junto a los astronautas de la NASA Eric Boe y Nicole Mann en la nueva nave espacial comercial CST-100 Starliner de Boeing con destino la Estación Espacial Internacional.

Estos tres pioneros ayudarán a restablecer el acceso del país al espacio con despegue en suelo estadounidense, algo que no ocurre desde que se retiró el transbordador hace siete años. Nicole Mann entrará en la historia como la primera astronauta en el vuelo tripulado inaugural de una nueva nave espacial estadounidense.

El veterano de tres misiones del transbordador espacial será el primer astronauta corporativo en pilotar una nueva nave espacial con astronautas de la NASA

Chris Ferguson ha sido una pieza esencial en el programa Starliner desde que dejó la NASA y se unió a Boeing en 2011. Pasó más de 40 días en el espacio con la NASA en tres misiones del transbordador.

“Como ingeniero, siempre creí que si no pilotaba una nave espacial, por lo menos tenía que formar parte del equipo que la construyera”, declaró Ferguson. “Mis huellas están por todo el Starliner y me entusiasma tener la oportunidad de volver al espacio en un vehículo que he ayudado a diseñar desde cero. Me acompañan en espíritu todos los integrantes del equipo de Boeing que se han dedicado en cuerpo y alma a esta nave espacial”.

El vuelo del Starliner será el primer viaje de Nicole Mann al espacio, y el tercero para Eric Boe. Nicole es teniente coronel del Cuerpo de Marines de EE.UU. y piloto del caza Boeing F/A-18 Hornet, mientras que Eric es coronel retirado de las Fuerzas Aéreas Estadounidenses

y antiguo piloto de pruebas del Boeing F-15. También colaboró en convertir la estación espacial en un hogar al entregar la cocina, baño, dormitorios, el sistema de reciclaje de agua y una máquina de ejercicios durante la misión STS-126 del transbordador.

El desarrollo de una solución segura, fiable y eficiente en cuanto a costes para los servicios de transporte de tripulación hacia y desde la Estación Espacial Internacional permitirá que la instalación de investigación en órbita terrestre baja siga cumpliendo su destino como laboratorio de talla mundial. Con la NASA como cliente central, la nave Starliner de Boeing está sentando las bases para los vuelos comerciales de pasajeros desde y hacia destinos en la órbita terrestre baja, que incluirán astronautas internacionales, científicos e incluso turistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here