Los Grumman S-2 Tracker en Malvinas

0
1722

Por los entonces Aviadores Navales TN EDUARDO RAUL GAUNA y TN RAFAEL ANGEL CORNEJO SOLA

Las acciones bélicas desarrolladas en la gesta de nuestras Malvinas han quedado grabadas como gloriosas para nuestra nación que, durante 150 años, soportara una usurpación colonialista sobre territorio propio. Durante la guerra, la Escuadrilla Aeronaval Antisubmarina empeñó 5 de sus 6 aeronaves TRACKER S-2E operando desde el Portaaviones A.R.A. “25 DE MAYO”, las propias Islas Malvinas y la ex Estación Aeronaval Río Gallegos.

La participación de nuestra Escuadrilla se inicia el día 24 de marzo, día en que embarca en el Portaaviones sus aeronaves, material y personal a fin de cumplir con las tareas inherentes a una nueva Etapa de Navegación con la Flota de Mar. Se cumplen hasta el día 1º de abril diversos vuelos de protección antisubmarina y exploración antisuperficie. Al amanecer del día 2 de abril, y luego de darse a conocer la misión asignada, se dispusieron dos aeronaves a fin de ser destacadas a las islas y efectuar desde las mismas, operaciones antisubmarinas de protección al fluido tráfico que se generaría entre las mismas y el continente.

Poseemos el orgullo de haber sido la primera unidad aeronaval que operó desde la pista de Puerto Argentino, dado que el 3 de abril a 13.20 hs. aterrizaron el 8AS22 y 2AS25, quienes a partir de entonces y hasta el 11 de abril, efectuaron 10 vuelos de exploración y protección antisubmarina correspondientes a 38 horas de vuelo.
En la fecha mencionada, las aeronaves son replegadas hacia la Base Aeronaval Comandante Espora, donde cumplieron el alistamiento pre-embarco, para ser destacadas a bordo el día 18 de abril.

Siendo el TRACKER un avión diseñado para la guerra antisubmarina, con limitada capacidad antisuperficie, limitación que surge tanto por el avión en sí, como por el equipamiento electrónico, la imposición de una misión casi en su totalidad antisuperficie motivó la necesidad de optimizarlo operativamente.

Esta tarea consistió fundamentalmente en recorrer y preparar los radares APS-88A y los equipos de alarma electrónica ALD 2B propios del avión, y desarrollar, instalar y evaluar un equipo capaz de detectar los radares 965 de la mayoría de los buques enemigos, siendo esta última medida importantísima por el empleo táctico que se le dio en las operaciones. Se instalaron así antenas y los equipos analizadores de espectro Tectronix TL 13.

El avión EMB 111 BANDEIRANTE, de origen brasileño que también participó en una parte del conflicto debió ser optimizado oportunamente con la instalación de un equipo MAE similar al que se le instaló en los S2E, por carecer totalmente de algún equipo de este tipo. Durante los trabajos de evaluación se cumplieron vuelos en coordinación con los Destructores A.R.A. “SANTISIMATRINIDAD” y A.R.A. “HERCULES”, de similares características a los Destructores tipo 42 del Reino Unido, a fin de definir las condiciones para efectuar aproximaciones bajo lóbulo durante los vuelos de exploración antisuperficie.

Al encontrarse nuevamente a bordo, se reinician las operaciones de vuelo, las que se prolongarían hasta el 10 de mayo. En la mañana del 1º de mayo, durante un vuelo de exploración, una de nuestras aeronaves detectó a la Fuerza Naval Inglesa, a la que mantiene en contacto a 100 MN al NE de Puerto Argentino. Una aeronave relevo de ésta, pudo determinar la presencia de 7 unidades de superficie en la posición mencionada. La tercera aeronave relevo, con idéntica misión a las anteriores, fue detectada por la TASK-FORCE, quien lanza una aeronave interceptora. Esta aeronave se aproxima hasta 15 MN del S2E sin lograr su cometido.

Lamentablemente, las adversas condiciones de viento impidieron el catapultaje de aeronaves A-4 SKYHAWK a fin de atacar a la Fuerza Naval enemiga, (Fig. 1.) El día 5 de mayo a 07.15 hs. es catapultado el 2-AS-23 a efectos de iniciar tareas de búsqueda y rescate en apoyo del Aviso A.R.A. “ALFEREZ SOBRAL”, obteniendo a 07.40 hs. un contacto radar estimado submarino en posición LAT 44º 19′ Sur y LONG 64º 28 Oeste, 5 minuto más tarde, durante la investigación del contacto, la tripulación avistó una estela similar a la de un submarino sumergido y, luego de clasificarlo POSIBLE CONFIANZA DOS, procede a atacar el contacto con torpedos.

A 08.05 hs. despegaron del portaaviones 2 helicópteros H-3, el 2-H-231 y el 2-H-234, sumándose a 08,48 hs. el 2-AS-24, para continuar la exploración del contacto atacadoanteriormente. Mientras el 2-AS-23 continúa con su misión de búsqueda y rescate, las dos aeronaves H-3 y el S-2E restante inician tácticas vectacs, estableciendo a 09,10 hs. el 2-H-231 un nuevo punto dato en posición LAT 44º 27′ Sur y LONG 64º 19′ Oeste. La aeronave H-3 obtiene rumor hidrofónico y contatco sonar apreciando rumbo del contacto 090? y 10 nudos de velocidad, clasificando al mismo POSIBLE CONFIANZA TRES. El 8-AS-24 materializó un nuevo ataque guiado con torpedos sobre ese punto dato.

A 10.06 hs las aeronaves H-3 actualizan un nuevo punto dato en LAT 44? 33′ Sur y LONG 64? 16′ Oeste. Por autonomía de aeronaves se imposibilita la insistencia en la exploración del contacto. Mucho tiempo transcurrió, dudas sobre lo acontecido ese 5 de mayo mediante, hasta que oficiales de la Aviación Naval destacados en comisión en Brasil, recibieron la información de que el submarino H.M.S. ONIX, cuyo comandante era el CC J. TAYLOR, fue visto en dique seco de un astillero local con la proa averiada y un torpedo en su casco. En la edición 1983/84 de! JANES, se aclara que el mencionado submarino no navegó más después del conflicto, por encontrarse efectuando tareas de reparación y modificaciones.

En el libro la “Guerra Aérea Sudatlántica” de J. ETHELL y A. PRICE en página 52, se afirma que el Reino Unido, mantuvo durante el conflicto un bloqueo a puertos argentinos, con submarinos nucleares/convencionales (el H.M.S. ONIX podría haber sido uno de ellos). La intensidad de la labor cumplida por el personal de las aeronaves de nuestra Escuadrilla, la determinan las 300 HORAS VOLADAS en el período de 22 días que dura el embarco.

El día 11 de mayo se desembarca a fin de continuar las operaciones desde la ex Estación Aeronaval Río Gallegos, asiento éste que sería mantenido hasta el fina! de la guerra. Durante los primeros días no sólo se cumplieron los vuelos ordenados por la superioridad sino que paralelamente se alistaron las instalaciones de modo tal que:

— se marcó e iluminó la pista.
— se reacondicionaron los rodajes, hangar y locales de mantenimiento.
— se diagramó una entrada instrumental teniendo como radioayuda una baliza portátil.

Desde el 14 de mayo, se cumplieron tareas de exploración antisuperficie a un ritmo de 3/4 MISIONES DIARIAS tanto de día como de noche, aún bajo condiciones metereológicas muy adversas. La tarea desempeñada era de vital importancia, dado que representaba la posibilidad de que las aeronaves de ataque cruzarán las 360 MN de océano, que separaban el continente de las islas y cumplieran con éxito su misión, sobre los objetivos determinados en los vuelos de exploración mencionados.

Esta tarea era cumplida por los CP-2V NEPTUNE, aeronaves que serían desafectadas del conflicto por haber llegado al límite de su vida útil. Se efectuaron desde Río Gallegos 60 MISIONES, se tuvieron en más de 10 oportunidades contacto con el enemigo, realizando alguno de los pilotos MAS DE 14 MISIONES. (Fig. 2 y 3.)

El 14 de junio se formalizó la rendición de Puerto Argentino, continuando nuestra Escuadrilla con sus operaciones de vuelo y constituyéndose así en la última unidad en replegarse en fecha 23 del mismo mes. En los 90 días que duraron las acciones bélicas, se efectuaron 107 misiones, volándose 800 horas con un medio no completamente apto para el cumplimiento de la misión asignada, sin sufrir baja alguna.

El esfuerzo puesto de manifiesto para alcanzar un nivel de adiestramiento adecuado y para alistar los medios, teniendo en cuenta el desconocimeinto de la misión hasta unos días antes del 2 de abril, muestra una vez más el alto espíritu de cuerpo reinante en la Plana Mayor y Dotación de nuestra Escuadrilla, el cual creemos necesario destacar pues ya está hecho carne en el diario accionar. La Bandera de Guerra de la Escuadrilla Antisubmarina recibió la condecoración de “HONOR AL VALOR EN COMBATE” por: EJECUTAR EN FORMA DESTACADA SUCESIVAS MISIONES DE EXPLORACION, PROVEYENDO IMPORTANTE INFORMACION BAJO CONDICIONES METEREOLOGICAS ADVERSAS Y EXCEDIENDO LOS LIMITES OPERATIVOS.

Esta es una breve reseña, del accionar en el conflicto del Atlántico Sur, de una Escuadrilla donde el orgullo profesional, voluntad y camaradería priman sobre cualquier otra virtud, donde con gran esfuerzo se trabaja en guerra antisubmarina brindando todo lo que se tiene, y donde por sobre todas las cosas no tuvimos héroes para destacar en el mencionado conflicto, sino que desde hace 25 años, el único héroe fue, es y será su material humano.

Transcripción de la Revista Mach1 – Año III Nº17 – Pagina 35 – JUNIO 1987 –
Publicada por el CIRCULO INFORMATIVO PROFESIONAL DE LA AVIACION NAVAL ARGENTINA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here